“Greta” (2019)

Una lección para evitar malas decisiones

“Greta” ★★★✰✰

Por ABEL ZAVALA, La Jornada Latina

AZavala@tsjnews.com

CINCINNATI, Ohio – En “Greta” conocemos a Frances (Chloë Grace Moretz), una joven ingenua que al parecer nunca ha escuchado la frase “Stranger Danger” (“Peligro de Extraños”).

Chloë Grace Moretz en Greta (via IMDB.com).

Todo por querer ser buena gente y regresarle una bolsa a una mujer solitaria…bolsa que Frances se encontró en un tren, en una de las ciudades más grandes de los Estados Unidos, Nueva York.

Y es que no tiene nada de malo ser alguien de buen carácter.  Pero cuando decide ir sola, sin buscar información de la persona a quien le va a entregar la bolsa, o donde vive, pues no está tomando la mejor decisión.

Uno podría decir que en este caso se trata de una obra de ficción, una película de drama y de suspenso, pero aun así fueron varias las ocasiones en las que mentalmente levanté los brazos pensando: “¿Por qué?”.

La relación entre Frances y Greta (Isabelle Huppert) comienza a partir de esa primera cita en casa de Greta, a pesar de la advertencia de su amiga Erica (Maika Monroe), quien me fascinó más que la insípida de Frances.

Erica es una persona que no tiene los mejores modales (quiso quedarse con el dinero y luego en la cinta no entiende la relación entre Greta y Frances) pero tiene razón en sus sospechas.

Greta es una mujer viuda y sola; le cuenta a Frances que su hija vive en Francia.  

Frances, quien vive con su mejor amiga en Brooklyn, le dice que su mamá falleció hace poco. Este vacío entre ambas las conecta e inmediatamente se convierten en buenas amigas.

Pero todo pronto cambia cuando Frances se da cuenta que no es la primera vez que Greta ha dejado bolsas para que otras personas se las regresen.  

Esto no solo altera la relación entre ellas, sino también cambia un poco el tono de la película. Algo que sentíamos ser una cinta de suspenso se convierte en una cinta camp (concepto que en cine y televisión puede referir algo exagerado y que parezca sin gusto, aunque algunas veces suele ser divertido).

Isabelle Huppert en Greta (via IMDB.com).

A partir de allí vemos los clichés de casi toda película de suspenso o terror: gente buena cometiendo errores básicos y no utilizando lo que tengan a su alrededor para defenderse; villanos que parecen ser superhumanos; aquellos que deben protegerlos, como policías, siempre dicen que no va a pasar algo malo y terminan equivocados.

Pero, obviamente, no fue difícil descifrar que Greta fuera una persona con malas intenciones.

En una de las primeras escenas entre Greta y Frances, las dos van a un refugio de animales para que Greta pueda adoptar un perro que le haga compañía.

En nuestro interior sospechamos que no le va a ir bien a esta pobre criatura, pero aun así tenemos la esperanza de que todo salga bien.

Por buen tiempo el perro se encuentra bien. Entre su adopción y su destino está esa tensión de lo que le vaya a pasar al animal.

El director Neil Jordan supo trabajar esas sensaciones a través de “Greta”.

Uno lo vive al momento que Greta visita a Frances en su lugar de trabajo, cuando persigue a Erica, o cuando acosa a Frances a través de llamadas o textos.

Los momentos de tensión no impiden que estos personajes tomen malas decisiones.

Aunque se muestran como torpes y ridículos y nos causan risa, también nos dejan una lección sobre las cosas que no debamos hacer en situaciones similares.

En sí “Greta” no fue una mala producción, y es la primera película del 2019 que me ha agradado más, a pesar de las torpezas y malas decisiones de casi todos los personajes.

“Greta”, protagonizada por Isabelle Huppert y Chloë Grace Moretz, y dirigida por Neil Jordan, se estrenó el 29 de febrero. Clasificada R por algunas imágenes violentas y perturbadoras.

Abel Zavala es Productor de Contenido Digital de TSJ Media.