You are here
EEUU revoca plan que buscaba proteger a padres inmigrantes News 

EEUU revoca plan que buscaba proteger a padres inmigrantes

WASHINGTON — El gobierno de Donald Trump revocó formalmente un programa nunca implementado y creado por su predecesor Barack Obama, que buscaba proteger de la deportación a los inmigrantes que fueran padres de ciudadanos estadounidenses o de residentes legales.

El secretario de Seguridad Nacional John Kelly revocó formalmente el jueves el memo que creó el Programa de Acción Diferida para Padres de Estadounidenses, conocido como DAPA, con lo que cumplió una promesa de campaña de Trump.

El DAPA fue anunciado por el gobierno de Obama en noviembre de 2014, pero nunca entró en vigor. Tenía la intención de mantener a salvo a los padres inmigrantes y proveerles de permisos renovables de trabajo por dos años, pero fue bloqueado por un juez federal de Texas después de que 26 estados impugnaron su legalidad en un tribunal federal.

Los republicanos denunciaron el plan como una “amnistía clandestina” y arguyeron que Obama sobrepasó su autoridad al proteger a un tipo específico de inmigrantes que vive ilegalmente en Estados Unidos.

Aunque Kelly anunció el fin definitivo del DAPA, el Departamento de Seguridad Interna dijo que otro programa que ha protegido de la deportación a cientos de miles de jóvenes inmigrantes permanecerá en vigor, aunque no dijo por cuánto tiempo.

Durante su campaña, Trump también prometió “cancelar” inmediatamente ese programa, conocido como Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, conocido como DACA. Sin embargo, hasta ahora, la mayoría de los inmigrantes que cuentan con esa protección no han sido blanco de los esfuerzos incrementados por encontrar y deportar a los inmigrantes que residen ilegalmente en el país.

Hasta el 31 de marzo, unos 787,000 jóvenes inmigrantes han sido aprobados para el programa DACA, según datos gubernamentales.

El programa de protección a padres, al igual que el de jóvenes inmigrantes, fue creado con un memorándum de política durante el gobierno de Obama, no por una legislación.

Ambos programas requerían que los participantes cumplieran con ciertas condiciones, como no tener antecedentes penales.

Los arrestos de inmigrantes en el interior del país se han incrementado bajo el gobierno de Trump, pero las deportaciones han sufrido una ligera baja debido a que se ha sorprendido a menos gente cruzando ilegalmente la frontera con México hacia Estados Unidos.

Trump ha priorizado el ejercicio de las leyes migratorias y prometió continuar con las enérgicas medidas hacia aquellos que están ilegalmente en Estados Unidos, así como a los que intentan ingresar al país.

Sin embargo, Trump ha adoptado una línea más suave en relación con el programa que beneficia a los jóvenes inmigrantes, a los que se conocen como “dreamers”. En una entrevista con The Associated Press en abril, Trump dijo que su gobierno “no está detrás de los dreamers. Estamos detrás de los criminales” y que “los dreamers deben descansar tranquilos”.

Related posts

Leave a Comment